Thelema

Haz lo que quieras será toda la Ley. El amor es la ley, el amor bajo la voluntad.

Teología y principios esenciales del Thelema

Las siguientes notas sobre la teología Thelémica se basan principalmente en los escritos de Aleister Crowley.

Estas notas no pretenden ser una interpretación o comentario sobre El Libro de la Ley fuera de los límites de los escritos del Profeta, ni representan una una declaración definitiva de la creencia Thelémica.

Que es Thelema

La teología de Thelema postula que toda la existencia manifestada surge de la interacción de dos principios cósmicos: el Espacio infinitamente extendido y omnipresente; y el Principio atómico de la Vida y la Sabiduría expresado individualmente.

La interacción de de estos Principios da lugar al Principio de Conciencia que gobierna la existencia.

En el Libro de la Ley, los Principios divinos están personificados por una trinidad de antiguas divinidades egipcias:

  • Nuit, la Diosa del Espacio Infinito
  • Hadit, la Serpiente Alada de la Luz
  • Ra-Hoor-Khuit (Horus), el Señor Solar con Cabeza de Halcón del Cosmos
Estela 666, base de Thelema

Estela 666, base de Thelema

Doctrina y Teología Thelémica

El sistema teológico de la Thelemia utiliza las divinidades de varias culturas y religiones como personificaciones de fuerzas divinas específicas, arquetípicas y cósmicas.

La doctrina Thelémica sostiene que todas las diversas religiones de la Humanidad se basan en verdades universales; y el estudio de la religión comparada es una disciplina importante para muchos Thelemitas.

Te interesa...  Aleister Crowley

Con respecto a los conceptos del alma individual, Thelema sigue el Hermetismo tradicional en la doctrina de que cada persona posee un alma o «Cuerpo de Luz» que está dispuesta en «capas» o «envolturas» que rodean el cuerpo físico.

También se considera que cada individuo tiene su propio «Augoeides» o «Santo Ángel de la Guarda»; que puede ser considerado tanto como el «yo superior» como un ser divino, sensible y separado, divino y sensible.

Vida y Muerte en Thelema

Con respecto a los conceptos de la vida después de la muerte, la vida misma se considera un continuo, en el que la muerte es una parte integral del conjunto.

La vida mortal muere para que la vida mortal pueda continúe.

El Augoeides, sin embargo, es inmortal y no está sujeto a la vida ni a la muerte.

Paralelamente a la doctrina budista, se considera que el Cuerpo de Luz está sujeto a la metempsicosis, o reencarnación, después de la muerte del cuerpo.

En general, se considera que el Cuerpo de Luz evoluciona en sabiduría conciencia y poder espiritual a través de ciclos de metempsicosis para aquellos individuos que dedican su vida al avance espiritual; hasta el punto de que su destino después de la muerte puede ser determinado en última instancia por la voluntad del individuo.

Evolución cíclica de la Conciencia Cultural y de la Conciencia Personal

Se considera que la historia está dividida en una serie de «Aeones«, cada uno con su propio concepto dominante de la divinidad y su propia «fórmula» de redención y avance.

  • El Aeón actual se denomina Eón de Horus
  • El Aeón anterior fue el de Osiris
  • Antes de eso fue el Aeón de Isis
Te interesa...  Diferencias entre Rider Waite Smith, Marsella y Thoth

Se considera que el Eón neolítico de Isis estuvo dominado por la idea maternal de la divinidad, y su fórmula implicaba la devoción a la la Madre Tierra a cambio del alimento y el refugio que Ella proporcionaba.

Se considera que el eón clásico/medieval de Osiris fue dominado por el Principio Paterno, y su fórmula era la del de autosacrificio y sumisión al Dios Padre.

El Eón moderno de Horus se considera dominado por el Principio del Niño, el individuo soberano; y su fórmula es la del crecimiento, en conciencia y amor, hacia la autorrealización.

Hexagrama unicursal

Hexagrama unicursal, simbolo de Thelema

LaLey Divina en el Eón de Horus es «Haz tu voluntad»

Esta «Ley de Thelema», como se la llama no debe interpretarse como una licencia para satisfacer cualquier capricho pasajero, sino como el mandato divino de descubrir la Verdadera Voluntad o
propósito en la vida y cumplirlo, dejando a los demás que hagan lo mismo a su manera.

La «aceptación» de la Ley de Thelema es lo que define a un Thelemita; y el descubrimiento y cumplimiento de la la Verdadera Voluntad es la preocupación fundamental de todos los Thelemitas.

Alcanzar el «Conocimiento y la Conversación del Santo Ángel de la Guarda» es parte integral de este proceso.

Los métodos y prácticas que se emplean en este proceso son numerosos y variados; y se agrupados bajo el término generalizado de «Magia».

Magia Thelémica

No todos los Thelemitas utilizan todas las prácticas disponibles, hay un espacio considerable para que cada practicante individual elija las prácticas que se adapten a sus necesidades individuales.

Algunas de estas prácticas son las mismas o similares a las prácticas defendidas por muchas de las grandes religiones del pasado y del presente, como la oración la meditación, el estudio de los textos religiosos (los de Thelema y los de otras religiones), cantos, rituales simbólicos e iniciáticos, ejercicios de devoción, autodisciplina, etc.

Te interesa...  La magia de Crowley

Sin embargo, algunas de sus prácticas se han asociado tradicionalmente a lo que se conoce como «ocultismo»; es decir, la astrología, la adivinación, la numerología el yoga, la alquimia tántrica y el discurso con «ángeles» o «espíritus» son son tomados por los Thelemitas como medios potencialmente efectivos para obtener conocimientos espirituales sobre la naturaleza del propio ser y su lugar en el en el universo; y para la realización de tales percepciones a través de obras armoniosas y evolutivas.

Thelema considera que cualquier acción que no esté dirigida al descubrimiento y realización de la Verdadera Voluntad es «magia negra».

Esto incluye los actos de interferencia con cualquier otro individuo que ejerce el legítimo derecho de descubrir y realizar su propia Verdadera Voluntad.

La doctrina Thelémica sostiene que la desarmonía y el desequilibrio creado por tales acciones resulta en una respuesta compensatoria y equilibradora del universo; una doctrina similar a la concepción oriental del «karma».

El Thelema no tiene un paralelo directo con el concepto judeocristiano del diablo o Satanás; sin embargo, una una pseudo-personificación de la confusión, la distracción, la ilusión y la ignorancia egoísta se conoce con el nombre de «Choronzon»

 

4/5 - (1 voto)
Aleister Crowley Tarot Thoth